Edit
Cachorro (2004) - Plot Summary Poster

(2004)

Plot

Showing all 2 items
Jump to:

Summaries

  • Pedro, a gay man with an active social life and big circle of friends, takes in his nephew Bernardo for a couple weeks. When it appears as though it might become a permanent arrangement, however, Pedro turns to his friends for guidance as he and 9-year-old Bernardo begin to forge a household together.


Spoilers

The synopsis below may give away important plot points.

Synopsis

  • Violeta (Elvira Lindo) se va a la India con el desastre de su nuevo novio, y deja a su hijo de 10 años, Bernardo (David Castillo) con su hermano Pedro (José Luis García Pérez), un dentista gay de Madrid. Pedro se ha corrido la última juerga en su piso montándose un trío. Violeta es una jipi que fuma porros, pero ésta vez le promete a Bernardo que no va a estar en la India más tiempo del esperado. Pedro y Violeta no se llevan de todo bien, aunque Violeta acepta completamente a su hermano, pero en todo lo demás, chocan frontalmente. Además, Violeta esta convencidísima de que su hijo Bernardo es gay también, lo que a Pedro le parece un disarate.

    Bernardo cocina para Pedro y su amigo Iván (Juanjo Martínez), sobre todo porque el primero no sabe cocinar nada. Durante la cena hay una bronca porque Iván se pone a liarse un porro en la mesa. Pedro prácticamente echa a Iván de su casa.

    Lola (Diana Cerezo) es una adolescente hija de la portera del edificio, Gloria (Josele Rómán), y hace de niñera de Bernardo mientras Pedro va a recoger al aeropuerto a Manuel (Arno Chevrier), un piloto francés al que ve cada dos ó tres meses, pero al que se niega a reconocer como su novio formal. Tras el rencuentro, saltan el uno sobre el otro.

    Violeta es un poco desastre como madre, y tarda en llamar más de lo necesario. A pesar de lo cual, cuando al final lo hace, Bernardo y Pedro se alegran mucho.

    Juan Carlos (Josep Tomàs) va a revisarse la dentadura, y Pedro le encuentra hongos. Juan es director de un colegio, y preferiría acudir a la medicina homeopática, pero como eso significaría más tiempo sin poder chupar nada, al final acepta los antibióticos.

    La abuela paterna del niño, Dª Teresa (Empar Ferrer) aparece de repente, con un montón de regalos para Bernardo. Uno de ellos es un juego de magia que perteneció a su hijo, el primer novio de Violeta, cuando era niño. Teresa está desesperada por pasar el día con Bernardo, pero el niño parece no querer. Pedro le pregunta, y entonces prefiere quedar los cuatro, Bernardo, Pedro, Teresa y Manuel, en la terraza de una cafetería. Cuando le dice a Teresa que el niño no quiere pasar el resto de la tarde con él, ella se altera muchísimo, y empieza a pedir un coñac tras otro. El problema es que Teresa se mete continuamente con Violeta, que al fin y al cabo es su nuera y la madre de su nieto. Le culpa de que ella fue una mala influencia para su hijo, incitándole a tomar drogas. - Se deduce, aunque Teresa no lo dice expresamente, que el padre de Bernardo acabó muriendo de una sobredosis o de alguna enfermedad pillada a través del intercambio de agujas, o algo así. Al final, Manuel, Bernardo y Pedro pasan el resto de la tarde en el parque de atracciones.

    Esa noche, Manuel intenta hacer planes de futuro con Pedro; está dispuesto a mudarse a Madrid. Sin embargo, es Pedro quien se niega en redondo: no quiere verse atrapado en una relación estable. Cuando Manuel se va al día siguiente en taxi, el espectador tiene la sensación de que es para siempre y que nunca va a volver, ya que su relación con Pedro no va a ninguna parte.

    Lola ha llevado a Bernardo de compras, como prometió. Más tarde, es Lola quien coge el recado del Ministerio de Asuntos Exteriores. Llaman a Pedro a su consulta, así que éste vuelve más temprano a casa. Como de costumbre, Lola y Gloria estaban cuidando de Bernardo. Pedro habla con Bernardo, diciéndole que su madre tiene que quedarse un poco más en la India, y el chaval se enfada porque adivina que la han metido en la cárcel por tráfico de drogas.

    El asunto se alarga, y Bernardo se queda con Pedro. Bernardo, a los 14 años, se afeita la cabeza como su tito.

    Teresa amenaza con pleitear. Un joven abogado (Alfonso Torregrosa), ha estado mandando seguir a Pedro, y tiene fotos de él follando con tíos. Pedro quiere enfrentarse a él en el juzgado. Aunque es sincero con el abogado de la parte contraria, y reconoce que él a veces también tiene dudas de ser capaz de criar al niño él solo, le dice que Bernardo prefiere vivir con él. Pedro le dice que él conoce al encargado para la infancia de la Comunidad de Madrid, pero que el niño no quiere irse con Teresa.

    Teresa visita a Pedro contra el consejo del abogado. Se pone pesada pensando que Gloria le miente cuando le dice que no están. Cuando vuelven Pedro, Lola y Bernardo, Gloria lanza una indirecta a su hija diciéndole que bastante tiene ella con intentar preocuparse de su propia hija. Teresa propone un punto intermedio a Pedro: Bernardo irá a un internado laico, bilingüe, en Valencia; Teresa no le obligará a vivir con ella porque entiende que tienen que conocerse y ganarse su cariño poco a poco. En realidad, lo que no deja otra opción a Pedro es el hecho de que Teresa lo chantajea con airear en el juicio que Pedro tiene sida - es mentira, Pedro es seropositivo pero no ha desarrollado la enfermedad. El problema es que Pedro perdería muchísimos clientes si eso se supiese. Bernardo insiste en que no quiere vivir con Teresa, y Pedro le aconseja que la engañe y no le ponga mala cara.

    Imágenes de Bernardo en el internado. La profesora Ana (Ana Albaladejo) está dando la clase en inglés. Un conserje (Felipe Albaladejo) saca a Bernardo de clase. La abuela Teresa aparece. Ella misma se da cuenta de que Bernardo la odia, y le dice que esto es lo mejor para el niño, porque Pedro está enfermo. Bernardo le dice que el tito está bien de salud a pesar de ser seropositivo y que está fuerte. Violeta y Bernardo también son seropositivos. Teresa le dice que su tío está en el hosital con neumonía, que es una enfermedad muy grave y que ya lleva allí una semana. Bernardo no la cree: habla de la vacuna que encontrarán pronto. Bernardo está harto de que todo el mundo le mienta, y piensa que si el tito estuviese realmente enfermo, él mismo se lo hubiese dicho. Teresa dice al niño que ella no tiene ninguna culpa de la enfermedad de Pedro. Bernardo le suelta a su abuela que la odia, y que ojalá se muera, porque ella está impidiendo que Bernardo cuide a Pedro. Dª Teresa se queda reprimiendo las lágrimas.

    Lola e Iván visitan a Pedro en el hospital. El tío (Fernando Tejero) con el que Bernardo tiene que compartir habitación en el hospital entra a Lola, y ésta le dice que se lo va a decir a su novio para que venga a partirle la cara. Lola le da a Pedro una carta de Bernardo. Al enfermo le indigna que Teresa le haya dicho a Bernardo que se está muriendo. Parece ser que Teresa le ha dicho que si no aprueba todo, no podrá visitar a Pedro durante el verano. El compañero de habitación le dice que está bien que esté cabreado, porque eso lo hará mejorar; y que él ya ha sido ingresado nueve veces.

    Bernardo hace nuevos amigos, sobre todo menciona a Lucía (Lucía González). Teresa escribe a Violeta, diciéndole que Bernardo visitará a Pedro durante el verano, renunciando a ir a la playa. A Pedro ya le han dado el alta. Teresa le dice que Bernardo aprobó todo, ya tiene amigos, y que es un chaval excelente, y que probablemente la buena educación que Violeta le ha dado también tenga algo que ver.

    Imágenes de Pedro en una sauna follando con un tío en la penumbra.

    Violeta envía una carta. El tiemo pasa, y parece que todos se van acostumbrando a todo, por lo que le escriben con menos frecuencia. Por fin, Violeta reconoce que Teresa también quiere mucho a Bernardo.

    Bernardo adolescente (Daniel Llobregat) asiste a un entierro. Sus amigos también están allí. Después de unos momentos de suspense, resulta que es la abuela Teresa quien ha muerto. Pedro le dice que no hable mal de ella, que al fin y al cabo está ya muerta. Bernardo comenta que cada vez ella no lo dejaba visitar, deseaba que se muriese; Pedro, con retranca, le dice que ahora tiene que desear que se encuentre la vacuna, a ver si también se cumple. Después, ya en serio, le dice que todos tenemos que morir tarde o temprano. Bernardo se abraza a Lucía y a su otro amigo (Juan Ramón Deacal), antes de irse con Pedro.

See also

Taglines | Synopsis | Plot Keywords | Parents Guide

Contribute to This Page


Recently Viewed