Edit
Pagafantas (2009) - Plot Summary Poster

(2009)

Plot

Showing all 2 items
Jump to:

Summaries

  • For her, there have always been two kinds of guys: the ones you desire and the ones who buy you drinks. For him, she is the woman of his dreams, the one he's been waiting for. He is madly in love with her and patiently waiting for her to realize it. The thing is that she actually wants him to buy her a drink and stay in the friend zone.


Spoilers

The synopsis below may give away important plot points.

Synopsis

  • La película empieza con un seudo-documental de naturaleza en que se describe la operación "cobra", es decir, inclinarse hacia adelante para robar a un beso a la persona que esta enfrente tuya. El docu dice que cada dos minutos alguien en el mundo intenta esa técnica.

    José María, llamado también Josemari o Chema (Gorka Otxoa) es un pringado. Está bebiendo solo en un bar- probablemente un refresco, ya que dice que el alcohol le sienta mal - y se decide a atacar a una chica a la que conoce de vista. Él la consuela porque hace poco que ella ha cortado con su novio. Él intenta hacer una cobra, pero ella se retira hacia atras y le arrea una bofetada.

    Títulos de crédito

    Chema y su amigo Rubén (Julían López) están poniendo a parir a Enrique Bunbury - con toda la razón en todo lo que dicen - mientras intentan ir a un pub, pero es miércoles y el Tito's está cerrado. Rubén quiere irse a casa, que al día siguiente tiene clase. Rubén le echa en cara a Chema que le comió el coco para que cortase con Ana (Pilar Gil), ya que él había cortado también con Elisa, y así los dos podrían salir más durante la semana. Rubén le dice a Chema que Ana le ha dicho que Elisa quiere hablar con él.

    Chema duerme en el sofácama del salón de su casa. Su madre Gloria (Kiti Manver) tiene que ayudarle a desacerla. La ropa de Chema está en su vieja habitación, donde ahora duerme su abuela, la señora Begoña (María Asquerino), que parece un poco ida. El 'tío' Jaime (Óscar Ladoire) aparece con croasáns, porque parece que se quiere ligar a Glorai. Chema no está nada entusiasmado de trabajar con él en su tienda de revelado de fotos. Jaime se niega a aceptar que hoy en día mucha gente usa cámaras digitales.

    A la noche, de vuelta en casa, Chema tiene que sacar la basura, los pañales de la Señora Begoña. Cuando tira la bolsa amarilla al contenedor, oye gritos. A una vecina se le calleron las llaves al tirar la basura. Ya que está dentro del contenedor, ¿podría ella alcanzarle una cazadora roja? Chema no quiere admitir que aún vive con su madre así que le dice que las tiró por error. Claudia (Sabrina Garciarena) le da dos besos en agradecimiento. Ella le dice que le debe una cerveza, y él se apunta evidentemente. Claudia no es peluquera, pero quiere trabajar de eso. Ella lo obliga a tomarse unos chupitos con ella.

    Al día siguiente, Chema se despierta con una resaca del copón. Claudia le dejó escrito su teléfono móvil en la espalda, pero el número no está claro. Chema le llama y quedan en el mismo sitio a las ocho de la tarde. Jaime le deja irse a casa para ponerse guapo, y le cuenta que la manera infalible de saber si le gustas a una chica es saber si te mira cuando te estás yendo, y le dice que su madre se le quedo mirándole una vez cuando él se iba, y se lo dice "desde el respeto".

    Claudia le dice que se dejó la chaqueta roja en su casa y que ella se la ha lavado. Él se ofrece a que le ponga mechas para hacer una prueba. Claudia le repite al camarero lo que Chema le ha dicho antes, que él es como el Puma pero en viejo. Todos los clientes se rien. Claudia no tiene los papeles, y necesita mucho el trabajo, así que se despiden pronto. Ella parece darse la vuelta al rato de despedirse, pero entonces Chema es atropellado por uno de los camiones de recogida de basura, entonces ella tiene que salir corriendo junto a el para ver si le ha pasado algo. El conductor le dice que Chema le estaba mirando el culo, pero Claudia no parece ofenderse por ello. Chema se despierta con mechas en el pelo y en una habitación atiborrada de posters de Bunbury.

    Rubén está en una clase de universidad, donde un decrépito profesor (Fernando Mikeljáuregui) está soltando un rollo sobre las asociaciones no reconocidas legalmente. Chema lo saca de clase para decirle que piensa que se ha liado con una peluquera sin papeles; el problema es que, como le sienta mal la bebida, nunca se acuerda al día siguiente de lo que ha pasado. Chema le pide a Jaime que saque una foto de él saliendo con Claudia, para así poder saber qué pasa por las noches cuando salen. Jaime se pone nervioso cuando ve a Gloria. Jaime le dice a Chema que lo peor que le puede pasar es el "abrazo del koala", un abrazo que sólo demuestra amistad, y lo único peor que eso en una posible pareja es el "abrazo del koala con dos palmaditas en la espalda", que demuestra amistad e intento de consolar.

    Claudia aparece con una moto para celebrar que encontró el trabajo. Jaime y Gloria los siguen, pero la madre echa de menos a Elisa como novia de su hijo. Claudia se da cuenta inmediatamente. Claudia se lanza a la carrera para intentar despistarlos y cruza un parque donde los barrenderos están limpiando, y salta por unas escaleras. Jaime, con su furgoneta, se pega un leñazo, y Gloria se preocupa por la Señora Begoña que va en el asiento de atrás. Jaime dice que seguro que se lo está pasando en grande, por una vez que sale de casa. Claudia menciona que su ex-novio estaba siempre metiéndose en líos en Argentina.

    Claudia lo lleva hasta su peluquería y vuelve a sentarlo en la silla para hacerle un nuevo peinado. Ella insiste en darle un abrazo a Chema, ya que se han librado de sus perseguidores, pero él intenta rechazarlo, aunque al final tiene que aceptar. Chema se ha puesto una camiseta con el careto de Bunbury, y además presume de haber conocido al cantante cuando empezaba, corrigiéndole incluso la letra de Entre dos tierras, que al principio era "Entre dos cielos". Claudia comenta que es su mejor amigo, lo que desilusiona profundamente a Chema.

    El peinado de Chema es aún más ridículo. Gloria rechaza la idea de que Jaime y ella pudieran ser novios, después de todo ellos son amigos desde antes de que ella conociese a su marido y padre de Chema. Chema se desilusiona por eso. Después de esta conversación, la señora Begoña quiere hablar con él y le dice que Chema es "un pagafantas", o sea, una persona que no despierta el instinto sexual a las mujeres, condenado a ser eternamente un pato en la pista de baile, el que consuela a la chica pero incapaz de aprovecharse ni siquiera de una chica con el corazón roto y borracha.

    En un bar, tomándose una hamburguesa, Claudia le dice a Chema que le ha dicho a un pesado que estaba saliendo con él, aunque fuese mentira. Gloria llama a Chema para decirle que vaya a ver si se ha dejado el gas abierto. Claudia se ofrece a ir con él porque no tiene ganas de salir. Resulta que era una mentira porque la familia le prepara una fiesta sorpresa de cumple al chico, pero el les dice que se sigan escondiendo para que no se le fastidie el asunto con Claudia. Incluso los primos de Elche (Ernesto Sevilla y Borja Echevarría) se esconden otra vez detrás del sofá. Al volver del baño, Claudia coge una foto de Gloria y comenta que es muy guapa, que ahora entiende lo del tío de la tienda de fotos, y para que la chica no tenga tiempo de añadir nada más, Jaime salta "sorpresa". La fiesta acaba en un karaoke cantando Entre dos tierras. Jaime dice que él quiere hablar directamente con Gloria para decirle que le gusta, y Chema mantiene silencio sobre sobre la conversación que tuvo con ella.

    Uno de los primos de Chema, Óscar, le pregunta si está teniendo algo con Claudia, y Chema no tiene más remedio que decir que no. Chema le dice que estuvo en la cárcel por vender drogas a niñas de diez años. Cuando Claudia quiere pegarle a Óscar, es Chema el que se ve una botella estampada en la cabeza. Claudia le dice que se quede a dormir con ella. Chema acaba con un pijama de Claudia y durmiendo en la misma cama que ella. "Hacer un lemur" es dormir con una chica, pasar la noche en vela, pero no atreverse a hacer nada por temor a ser rechazado. Chema está feliz de la vida a vivir con Claudia, cosa que ella le propone.

    Gloria invita a Elisa (Bárbara Santa Cruz) para que hable con Chema, pero él no se para. Coge sus cosas y se va junto a Claudia. Al llegar a casa de ella, se encuentra a Sebastián (Michel Brown), el supuesto ex-novio argentino con el que Claudia se acaba de reconciliar. Sebastián incluso le agradece a Chema que no haya intentando aprovecharse de ella. Chema intenta quedar bien y como un romántico al hablar de las estrellas, y sólo se le ocurre la "estrella de belén". Resulta que la estrella es la luz roja de un avión que vuela bajo.

    Chema no coge las llamadas de Claudia, e intenta volver con Elisa, pero ella sospecha que a él le gusta Claudia. Chema lo niega.

    Claudia lo llama por problemas de sus papeles. Rubén va junto al comisario (Mauro Muñiz) con él, aunque aún le falta una asignatura para acabar la carrera, para los problemas con los papeles de Claudia. El comisario le dice que van a expulsarla de España en 48 horas. Chema se ofrece para casarse con Claudia. Rubén le dice que ninguna iglesia ni ningún ayuntamiento de España los va a casar con tan poco tiempo. Sin embargo, Rubén tiene una idea:

    Chema y Claudia se casan en un barco pesquero, y el capitán es el oficiante. Jaime graba todo. Rubén y Óscar son los testigos. Una nasa de pesca le cae encima a Chema. Claudia se va a ir con Óscar de todas todas. Claudia abraza al maloliente Chema. Óscar y Claudia son los que disfrutan la habitación del amor que los marineros han preparado para ellos. Mientras la pareja hace el amor, Jaime, Rubén, Chema, el capitán y el resto de marineros se quedan casi a la intemperire bajo una tormenta. Frustrado, Chema le dice a Jaime que no le dé más consejos, que siempre se los está dando, y que su negocio es una ruina.

    Un año más tarde.

    Chema ha vuelto con Elisa, pero está triste. Todo trajeado, visita a Jaime, para quien ya no trabaja: ha modernizado la tienda de revelado, y entra una clienta (Teresa Hurtado de Ory) para pedir que le haga una camiseta con una foto que ella tiene. Jaime menciona que Chema se vaya a su fiesta de cumpleaños, que él ahora tiene clientes de verdad.

    Chema va a ser ascendido en la oficina en la que trabaja. Los padres de Elisa le dicen que se le están acabando las excusas para decidirse y casarse de una vez con su hija, pero el se hace el despistado, e incluso Elisa le dice a su madre que no empiece. Gloria aparece con Claudia, y del susto, Chema rompe la botella del vino. La cena es tensa. Claudia quiere decirles a los padres de Elisa lo que ha pasado. Los padres de ella los echan y le rompen la cara a él. Claudia se dejó la maleta arriba, y el padre de Elisa se la tira encima de un coche por la ventana.

    Chema llama a Jaime para que les preste su furgoneta - una nueva. Aunque Jaime tampoco parece muy contento, y le pregunta si no podía llamar a otro, al final le deja las llaves. Cuando los chavales se van, Gloria lo ve y lo saluda. Aunque ella lo invita a un café, él le dice que otro día, implicando que nunca se van a ver. Al final, Jaime acepta una manzanilla.

    Chema lleva a Claudia al aeropuerto, aunque ella no quiere. Llama a Rubén y a Ana, y los dos ponen pasta ansiosamente de su bolsillo para que Claudia se largue de una vez y deja a Chema en paz de una puta vez.

    Claudia se ríe en las narices de Chema. Sin embargo, después de declararse, él acaba reconociendo que era todo una broma. Beben unas cervezas, y cuando se despierta, está en el avión rumbo a Buenos Aires con Claudia.

    Claudia le dice que él es como un hermano para ella, lo abraza y le da dos palmaditas en la espalda. La azafata trae una bebida al "señor Bunbury".

    Chema grita de pánico.

See also

Taglines | Synopsis | Plot Keywords | Parents Guide

Contribute to This Page